Loading...

How to organize (good) your closet |Leonoticias

How to organize (good) your closet |Leonoticias
CARMEN BARREIRO

Ahora que ya hemos horneado todo tipo de bizcochos y galletas, que nos sabemos las tablas de ejercicios de memoria y que nos han convalidado primero de manualidades con sobresaliente, vamos a tener que enfrentarnos a lo inevitable; el cambio de armario. Y ya que nos ponemos, vamos a hacerlo como auténticos profesionales del orden. O, al menos, intentarlo. La organizadora de espacios Ixone Iriarte nos da la primera clave. «No vamos a vaciar todo el armario de golpe porque tanta prenda encima de la cama nos puede abrumar y terminamos tirando la toalla. Vamos a ir poco a poco. No hace falta hacerlo todo en una mañana. Lo primero que vamos a hacer es organizar la ropa por categorías. Un día colocamos los pantalones, otro los abrigos, otro las chaquetas, otro la ropa interior.... y así no nos agobiamos», recomienda la experta. Al lío.

Cuando hayamos decidido por dónde queremos empezar –camisetas, ropa interior, complementos o camisas...–, lo que vamos a hacer es coger todas las prendas de esa categoría y las colocamos encima de la cama o de una mesa para ver realmente todo lo que tenemos. «Un truco es contar las piezas. Ese número nos da una magnitud de la cantidad de cosas que guardamos y a veces nos asusta», admite la propietaria de Happy Space.

Y ahora empieza lo complicado. Decidir con qué nos vamos a quedar y «qué vamos a regalar, donar, vender o directamente tirar a la basura». Ixone no es partidaria de establecer un número máximo de prendas por categoría como recomienda la gurú mundial del orden Marie Kondo. «La clave está en si tenemos espacio físico para guardar esas prendas y si de verdad las utilizamos. Si a una persona le gustan mucho los pañuelos, tiene sitio para guardarlos y es un complemento que se pone a diario no entiendo por qué hay que limitar su número. Otra cosa es acumular por acumular», señala.

Cómo organizar (bien) tu armario | Leonoticias

La experta bilbaína siempre recomienda a sus clientes hacerse una serie de preguntas antes de decidir con qué prendas se van a quedar: ¿Cuántas veces he utilizado este pantalón en los últimos meses? ¿Qué ocurriría si no tuviese esta chaqueta? ¿Realmente me hace falta este vestido?... Cuando hayamos terminado la selección, tenemos que definir un espacio en el armario donde colocar cada tipo de ropa, siempre por categorías: chaquetas con chaquetas, camisetas con camisetas, sudaderas con sudaderas.... Ixone recomienda «colgar todo lo posible» y usar una percha por prenda «porque todo lo que no vemos, no existe», resume. Para la experta, las más recomendables son las de terciopelo. «La ropa no resbala y ocupan la mitad de espacio que las de madera», explica. Y otro detalle; el gancho mirando siempre hacia dentro para facilitar su colocación. Si además colgamos las prendas de más largo a más corto hacia nuestra derecha y lo hacemos por colores, Ixone Iriarte nos da matrícula cum laude. «Eso ya sería un armario top», bromea la experta.

Baldas y cajones

Siguiente paso, ordenar baldas y cajones. El calzado, bolsos y sombreros «siempre en las estanterías». También los jerséis de invierno, que irán doblados en horizontal y nunca en dos montones (uno delante y otro detrás) por esa máxima de lo que lo que no se ve no existe. En el caso de los zapatos, es recomendable adaptar la altura de las baldas para que se ajusten lo mejor posible a nuestras necesidades. «Las botas altas, por ejemplo, se pueden guardar con un churro de piscina metido en la caña para que no pierdan la forma o colgadas de una barra con una percha especial», explica Iriarte.

Vaqueros, camisetas, pijamas, ropa interior, ropa de deporte, calcetines e incluso complementos como pañuelos o cinturones irán en los cajones doblados en vertical. Aprende bien esta técnica porque te va a resultar todo un hallazgo. «Además de optimizar el espacio, colocar las camisetas o los pantalones en vertical te permite ver de un plumazo todo lo que tienes y además no necesitas desmontar una torre de ropa para coger la prenda que necesitas», añade Ixone.

¿Y qué hacemos con toda esa ropa de ocasiones especiales o de temporada (esquí, monte, carnavales...)? «Pues la doblamos también en vertical, la metemos en una caja, la etiquetamos y al altillo del armario, que es donde debemos colocar las prendas que menos usemos», recomienda la experta. Eso sí, antes de ponernos a comprar perchas, cajas y separadores como locos, debemos tener muy claro lo que de verdad necesitamos, además de haber medido los espacios para sacarle el máximo provecho.

Como ocurre con las dietas, lo más complicado de organizar el armario es mantenerlo así el resto de año. «No podemos caer en la trampa de llenar los espacios que ya hemos aligerado. Y también es muy importante que en nuestro día a día, la silla del dormitorio no se convierta en un segundo armario», señala. Un último consejo: haz una foto del antes y del después y verás como te motiva.

ModaTendencias

Related Articles